viernes, 7 de mayo de 2010

Pinceles de maquillaje.

En el mundo del maquillaje hay multitud de pinceles diferentes, cada uno con un uso específico. Aunque normalmente cada producto de maquillaje viene con su propia brocha, no está de más tener algunos utensilios extras que resultan tremendamente prácticos cuando se quiere ser más precisa, o porque simplemente facilitan el trabajo. Hay marcas, como MAC, que ofrecen sus propios pinceles con un enorme catálogo. No hay más que visitar su página oficinal y ver la cantidad que diferentes pinceles que ofrece (http://www.maccosmetics.es/home.tmpl). Hay pinceles que, aún siendo muy útiles, no los he comprado porque ahora mismo no me hacen falta. Productos como pueden ser los polvos translúcidos o el colorete vienen con su propia brocha. En cambio hay otras brochas adicionales que me han abierto un montón de nuevas posibilidades, pero sólo voy a hablar de las más básicas:

-El pincel biselado: aunque se suele utilizar para rellenar las cejas, es también muy práctico cuando se quiere trazar una línea precisa alrededor del ojo. Siempre me resulta más difícil trazar la línea externa inferior del ojo, pero con este fino pincel es muchísimo más sencillo. Al mismo tiempo su forma permite darle un doble uso: se puede emplear todo el pincel o bien sólo el extremo superior para trazar finas líneas. El que he comprado es de la marca Vitacel, valía 9,25€, y me ha dado muy buenos resultados.


-El pincel fino: al igual que el anterior, permite un trazo preciso y fino gracias a su finísima punta, pudiendo utilizarse tanto para sombras de ojos como para productos líquidos como el eyeliner. Por supuesto, existen diferentes gruesos según precisión que se busque.


-Brochas para sombras de ojos: hay determinadas marcas de sombras de ojos, como Margaret Astor, que vienen sin brocha para aplicarla. Por eso siempre es bueno tener a mano unas cuantas brochitas de espuma para cuando me compro alguna nueva sombra de ojos y no tiene brocha. Si hay una sombra de ojos que utilizo a menudo, como puede ser el gris oscuro o el negro, prefiero utilizar una brocha de mango largo y mejor calidad ya que voy a darle mayor uso. Para ello me compré una en la marca Tokalon por 5,35€. Se pueden encontrar con facilidad pequeñas limosneras que vienen con cuatro o cinco pequeñas brochitas para aquellas sombras que se utilizan menos, y por menos de dos euros.


-El pincel para labios: aunque una sea tremendamente habilidosa con la barra de labios, lo cierto es que el pincel siempre ofrece mucha mayor precisión, sobre todo en zonas como las comisuras. Además el pincel también permite realizar mezclas de diferentes tonos sin tener que manchar las propias barras. En mi caso utilizo principalmente dos tonos de barras: los rojos y los rosas. Creo que lo mejor es tener dos pinceles, uno para cada gama, y nunca olvidar limpiarlos después de cada uso. Compré en la marca Tokalon uno por 6,10€.


-Pincel para pestañas: este utensilio ayuda a separar las pestañas creando la impresión de que son más largas, dando un mejor resultado al aplicar el rímel y evitando que se formen grumos.



-Esponjas para aplicar la base de maquillaje: la base que yo utilizo es en mousse, así que es preferible aplicarla con una pequeña esponjita. Da mejor resultado que aplicarla con los dedos y se aprovecha mejor el producto. Eso sí, hay que ir reponiéndolas ya que con el tiempo se agrietan, se secan o comienzan a deshacerse en pequeñas miguitas ensuciándote la cara al aplicar el maquillaje. Creo que es aconsejable gastarse un poquito más y comprar buenas esponjitas, durarán más y no dañarán el rostro. Me compré un paquete de la marca Vitacel por 3,60€ donde venían varios triángulos, que resultan prácticos porque gracias a su forma permite llegar a todos los sitios, incluso los más delicados alrededor del ojo.