domingo, 9 de mayo de 2010

Reseña Cine: Una canción inolvidable.


Título: Una canción inolvidable, "A song to remember" en su versión original.
Género: Biografía, Drama, Romance, Musical.
Año: 1945.
Director: Charles Vidor.
Actores: Paul Muni, Merle Oberon, Cornel Wilde.
Valoración: 5,5/10.

En esta película se cuenta la vida de Chopin desde su niñez hasta su muerte. Pero si lo que se busca es una película que retrate de una manera fiel la vida del músico polaco, ésta no es desde luego la más indicada.

Se retrata aquí la vida de Chopin de una manera más bien selectiva y desde una perpectiva muy romántica, pero bastante alejada de la realidad. Los aspectos que más se destacan del pianista son su amor por su Polonia natal, sometida a la invasión rusa, y su relación de George Sand en la que ella jugaba una posición claramente dominante. Si bien es cierto que Chopin siempre conservó en su corazón su amor por su patria y que sufrió mucho por las circunstancias políticas de aquella época, éstas no fueron, o al menos no exclusivamente, el motor de su música. De hecho Chopin dedicó algunas de sus obras a sus primeros amores, de los cuales apenas se menciona en la película, ya que el personaje de Constantia, con la que en la vida real Chopin mantuvo un romance, se limita al papel de una nacionalista polaca que solicita ayuda económica al pianista para luchar contra la invasión rusa.

En cuanto a la relación con la escritora George Sand, se convierte en el segundo pilar de la película. Una bellísima Merle Oberon realiza una interpretación bastante acertada de la novelista, altiva, orgullosa y autoritaria, pero deformada en determinados aspectos. Su relación no fue desde luego un amor a primera vista, pero en el lecho de muerte del pianista no es cierto que ella se negara a verlo. Otro aspecto que se omite son los hijos de Sand, los cuales fueron fruto de muchos conflictos entre la pareja. Digamos que el retrato que se hace del personaje responde un poco a la idea tópica que se ha creado de la escritora, de una mujer indepediente en un mundo de hombres, cuando se olvida que también era madre.

Sobre Chopin, al margen de los errores biográficos, se dibuja como un genio precoz, dedicado a su música, pero inocente en el amor y doblegado a los designios de Sand. Se deforma también aquí la realidad, pues no es cierto que Chopin apenas diera conciertos durante su vida, ya que antes de mantener una relación con ella, dio numerosos conciertos en muchas ciudades europeas. Tampoco se retratan los demás amores de Chopin a lo largo de su vida, si bien sí se habla de su naturaleza enfermiza y frágil. La interpretación de Cornel Wilde es bastante buena, aunque he echado en falta una mejor caracterización del Chopin enfermo en sus últimos años de vida.

Sobre el profesor de Chopin, Elsner, es un personaje que navega entre lo cómico y lo dramático, por el que sientes una gran empatía, como un pobre y sacrificado padre abandonado por su hijo caprichoso. Como sucede con el resto de personajes, Elsner también es idealizado, ya que Chopin tuvo a lo largo de su vida varios maestros, si bien es cierto que Elsner fue el primero, y con el que el polaco mantendría correspondencia a lo largo de toda su vida. Elsner se dibuja como el némesis de Sand, que ha arrastrado a Chopin al encierro sin posibilidad de dar grandes conciertos. Chopin accederá finalmente a realizar un tour por toda Europa, siendo la verdadera motivación la necesidad de recaudar dinero para los resistentes polacos. Aunque sí es cierto que en los últimos años de su vida los conciertos y viajes agotaron al pianista, también repercutieron en su salud su necesidad de dar lecciones de piano para ganarse la vida.

Sí se hace referencia al episodio del síncope que Chopin sufrió en uno de sus conciertos, pero aquí se limita a unas gotas de sangre sobre el piano. Es así como Chopin fallece finalmente, con el pianista Litz tocando para él desde el fondo de la habitación, abandonado por Sand, y acompañado de su siempre fiel profesor.

"Una canción inolvidable" viene a ser así un retrato romántico, muy parcial y selectivo de lo que fue en verdad la vida de Chopin. Creo que se deja caer en exceso las culpas sobre el carácter, ciertamente nunca fácil, de George Sand, retratándose a un Chopin abandonado a su suerte tras su ruptura cuando en verdad contaba con un amplio número de amigos en la capital parisina, y también con otros romances a lo largo de su vida. Ello no quita que se trate de una película agradable de ver, simpática a veces, emotiva en otras, donde se interpretan numerosos fragmentos de las obras del pianista. Ello se combina con un cuidado vestuario y los clásicos fondos pintados de las películas de esta época. Por tanto, una película amena pese a su lejanía de la realidad.

Lo mejor: las buenas interpretaciones de los actores.
Lo peor: su poca similitud con la realidad.