domingo, 18 de julio de 2010

Música: WASP - The Crimsol Idol.

Grupo: WASP.
Álbum: The Crimsol Idol.
Género: Heavy Metal.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Año: 1992.
Valoración: 9,5/10.

Para mí "The Crimson Idol" es el mejor disco conceptual que existe dentro del Heavy Metal, pero ya se sabe que todo es cuestión de opiniones. Para mí este disco tiene no sólo una continuidad perfecta, también una magnífica composición y unas letras llenas de fuerza. A lo largo de diez canciones se relata la historia de Jonathan Steel,de su ascenso y caída en búsqueda fútil del calor humano y de amor verdadero.

Sus letras no sólo tienen una tremenda fuerza. Además están compuestas con una magistral elegancia pues van más allá de la crudeza al referirse de una manera poética al dolor de la soledad o a las ansias de reconocimiento. Se crea además una continuidad a lo largo del disco al retomar ideas y estrofas, pero al mismo tiempo cada canción tiene su propia alma, distinta de las demás, pero perfectamente encajada en la historia.

Acostumbrados a discos conceptuales sobre Nostradamus o temas similares, la historia de "The Crimson Idol" emociona por su intensidad, con unas ideas fuerza en las que es fácil dejarse llevar. Va más allá de la búsqueda de dinero y fama de una joven estrella del rock, de su ascenso y caída como si tratara del propio Lucifer. Es de como el ser humano ansía el amor y el cariño de los demás, y lo busca desesperadamente en cualquier parte, aunque no siempre bajo la misma forma. Dentro de Jonathan la soledad es un monstruo que lo devora, y trata de saciarlo a través de su música, pero pronto todo se descontrola. Como un Ícaro que trató de volar demasiado alto, pierde sus alas y se hunde en sí mismo y en su propia oscuridad.

Esta gran historia se lleva a través de una música llena de fantásticos solos de guitarra y de una batería perfectamente acompasada acompañada por un gran bajo. Al igual que con la letra, diversas melodías se repiten a lo largo del disco, dejando caer y retomando elementos, como la banda sonora de una película o de una vida. Y al propio tiempo, cada canción permanece única y con su propia voz.

Para mí sigue siendo el mejor trabajo de Blackie Lawless hasta la fecha, donde demostró un gran registro vocal, tanto en las canciones más contundentes como en las lentas. Su voz desgarrada, desbordando ira y tristeza al mismo tiempo, es la voz de Jonathan Steel y de la propia historia personal de Lawless. Se abre y se cierra así un disco en negro, blanco y rojo, igual que su alusiva portada, lleno de oscuridad, luz, dolor y pasión.