martes, 28 de noviembre de 2017

La mágica experiencia de la Exposición de Harry Potter en Madrid.

La semana pasada estuvimos de viaje Monsieur Macabre y yo por Salamanca, Segovia y finalmente en Madrid. En esta última ciudad aprovechamos para ir a ver la Exposición de Harry Potter para la cual habíamos comprado las entradas previamente por internet. En esta entrada comentaré la exposición en sí y varios aspectos de la visita que creo que podrán ayudar a aquellos que van a ir a verla y a aquellos que todavía lo están pensando.



LAS ENTRADAS. Aunque pueden comprarse en el propio IFEMA, lo más fácil es comprarlas a través de internet. En ella elegís el día (se ha prorrogado hasta el 2 de abril) y la franja horaria. El precio de la entrada es de 16,90€ en el caso de los adultos, y 6€ más si optáis por la audioguía. También hay packs familiares especiales.

En lo que respecta a la hora que se establece en la entrada, es básicamente una franja horaria que se fija por plazos de media hora para organizar a la gente y que se ésta no se acumule en la cola a una misma hora. Nosotros teníamos las entradas para las 15:00, pero nos acercamos al recinto alrededor de las 14:20 y pasamos igualmente. 


Eso sí, la entrada  a la exposición en sí no es inmediata, sino que se organiza por turnos de media hora. Así que desde que entras, hay que sumarle, como mínimo, una media hora de cola. En nuestro caso, entramos alrededor de las 15:10.

EL IFEMA, CAFETERÍAS, GUARDARROPAS Y SERVICIOS. Nuestro primer problema era que llegábamos ese mismo día a Madrid desde Segovia, y dada la hora de la exposición, queríamos comer algo antes de entrar. Yo había mirado el plano del IFEMA y sabía que había varios sitios para comer allí dentro. El problema es que no se puede acceder a ellos hasta que no accedes a la exposición, que en nuestro caso no podíamos porque habíamos llegado mucho antes. Esa fue la explicación que nos dieron en el IFEMA, aunque luego comprobamos que podríamos haber pasado ese primer nivel e ir a las sitios de restauración del recinto sin pasar previamente por la exposición.

En cualquier caso, sabed que fuera del IFEMA, en sus alrededores tenéis varios sitios para comer algo. Os aconsejo ir con tiempo, sobre todo si vuestra hora de visita coincide con la de salida de los trabajadores de la zona, ya que algunos lugares se llenan enseguida.

Igualmente, sabed que en el propio recinto de la exposición hay una pequeña cafetería donde podéis tomar algo. Nosotros no lo supimos hasta que entramos.

La Exposición de Harry Potter dispone de su propio servicio de guardarropa por 1€ por persona. Estáis obligados a dejar cosas como mochilas o maletas, y si queréis podéis dejar abrigos, chaquetas y bolsos. En ese sentido está bien pensado, ya que luego se pasa bastante calor en el interior.

Finalmente, además de los que dispone el propio IFEMA hay servicios dentro de la propia exposición y bancos para sentarse y reposar un poco.


LA EXPOSICIÓN.  Las indicaciones que dan al principio es que pueden hacerse fotos pero sin flash y que los bolsos han de llevarse al frente. Se entra por grupos de una treintena de personas, y se hacen pausas de media hora entre uno y otro. 

Una vez dentro, puedes estar todo el tiempo que quieras. Al principio tienes una pequeña presentación con el sombrero seleccionador donde le hacen la prueba a algunos visitantes del grupo. Luego tienes otra presentación de las películas mediante pósteres y una película. Y finalmente se abre un telón, iniciándose el recorrido con el tren de Hogwarts.



La exposición se organiza en apartados temáticos. Comienza con las habitaciones de los estudiantes y finaliza con los estandartes de las distintas casas. A lo largo de la misma puedes disfrutar de las criaturas que aparecían en las películas, del vestuario y de cientos de objetos originales.


Además, la exposición no es únicamente una experiencia visual. Las distintas áreas de la misma están ambientadas con música. Pero también hay elementos con los que puedes interactuar, por ejemplo para hacerte una foto mientras sacas a una mandrágora de su maceta.


En ese aspecto, hay ciertos sitios del lugar en los que se acumulan grandes colas de gente para hacerse fotos con algún objeto. Uno de los más cotizados era el sillón de Hagrid. Dependiendo de si os hace ilusión tener ese tipo de recuerdos, os toca valorar si os compensan esas grandes colas o preferís pasar a otra parte de la exposición.



En general, los objetos están dispuestos de forma que los puedes apreciar bien, incluso acercarte bastante para apreciar los detalles, muchos de los cuales no podías ver en las películas. La iluminación es agradable y te permite hacer buenas fotos. Tienes además pequeñas tarjetas que te dan una breve explicación de cada grupo de objetos. Quizás las únicas excepciones sean los objetos más pequeños que se encuentran en vitrinas y pueden dar reflejo.



Precisamente sobre este punto, es bueno saber que no es necesario agobiarse con la obsesión de hacer fotos de cada objeto de la misma. Para mi es más importante disfrutar de lo que estás viendo. Al fin y al cabo, si hay un lugar que en un determinado momento tiene mucha gente, puedes saltártelo y volver luego. De hecho nosotros, cuando llegamos al final, volvimos hacia atrás y estuvimos viendo algunas cosas que se nos habían pasado. 





Recomiendo tomarse la exposición con calma y disfrutarla. A veces te puedes agobiar por la cantidad de gente, y porque hay gente a la cual esperar en una cola saca lo peor de ella, pero sed pacientes. Pensad que una vez dentro, podéis estar todo el tiempo que deseéis.








¿VALE LA PENA LA AUDIOGUÍA? Nosotros nos decantamos por la audioguía por hacer la gracia completa. De hecho la escogió bastante gente. A lo largo del recorrido tienes carteles numerados que te van indicando el fragmento que te toca escuchar. Algunos de ellos están un poco ocultos, así que en ciertas ocasiones tienes que fijarte bien porque además no están en orden.



Sobre si vale o no la pena gastarte 6€ más por ella, personalmente opino que no. Al margen de que ralentiza un poco la visita y te obliga a detenerte en ciertos lugares, con la consiguiente acumulación de gente, lo cierto es que los comentarios tampoco aportan gran cosa. Son comentarios cortos, de menos de dos minutos, y parecen los típicos comentarios que sacas de los contenidos adicionales del dvd de cualquier película. Así que os aseguro que no os perdéis nada.


FOTOGRAFÍAS PERSONALIZADAS Y LA TIENDA. Una vez has entrado al recinto pero justo antes de entrar en la exposición en sí, tienes la oportunidad de hacerte una foto especial con un fondo verde al que luego añaden alguna imagen especial de las películas. Eso lo hacen por el "módico" precio de 15€, que puede ser un recuerdo divertido si sois varios, pero un tanto caro si sois uno o dos.

En cuanto a la tienda, tiene ventajas e inconvenientes. Por un lado, tiene mucho merchandasing que podéis encontrar con relativa facilidad en otras tiendas, tales como sudaderas, bufandas, tazas o varitas. Algunos objetos son un poco más especiales, o al menos yo no los había visto en ninguna otra parte. Juegan también con el hecho de que son productos oficiales.


Siendo sinceros, todo lo que encontraréis es muy caro. Lo más barato que podéis encontrar ronda, como mínimo los 6 ó 7€. Y os hablo de bolígrafos o pins... Otros objetos como las agendas o peluches rondan los 25/30€, y las varitas se sitúan en los 40€. Pero digamos que al final no es difícil caer en alguna cosa por el hecho de llevarte un recuerdo de allí y una bolsita especial. Yo me llevé (o más bien Monsieur Macabre me regaló) un bolígrafo en forma de varita y un pin con el símbolo de los mortífagos. Cada uno cuesta 7€, y sí, hace ilusión que sean de Harry Potter, pero no dejan de ser caros.



Por último, os aconsejo armaros de nuevo de paciencia en la tienda, ya que incluso aquí se forman colas, aunque atienden bastante rápido.


Y bueno, estas han sido mis impresiones sobre la Exposición. Pese algunos defectos de organización, creo que vale muchísimo verla. Se disfruta mucho y es visualmente encantadora.


5 comentarios:

EstupidoFlanders dijo...

¡Increible! Me encantaría ir a verla, y fangirlear de los libros nuevos.

Madame Macabre dijo...

EstupidoFlanders - Es una pena que no se desplace a más ciudades. Aunque ahora la han ampliado hasta el 2 de abril, así que debe estar teniendo éxito.

Muchas gracias por comentar :)

Nerea Tsukino dijo...

Ojalá vivir en Madrid para vivir esa experiencia :( debo decir que es fabuloso visitar algo tan mágico. Yo soy de Ravenclaw y amo esa casa jaja aparte de que si pudiera comprar un montón de cosas de HP tendría baritas e uniforme jaja
¡Un beso bonita!♥

Angie dijo...

Si viene a Bcn iremos! Besotes!

Madame Macabre dijo...

Nerea Tsukino - Ver la exposición en sí ya es una experiencia. Pero la tienda, aunque tiene cosas geniales, es demasiado cara. Pero bueno, después de todo era lo de menos ;)

Angie - Me parece que sólo estará en Madrid, pero la han ampliado hasta abril.