jueves, 19 de enero de 2017

Neil Gaiman - Neverwhere.

Título: Neverwhere.
Autor: Neil Gaiman.
Género: fantasía.
Editorial: roca editorial.
Año: 1996 (original), aunque la versión que he leído es de 2016 y cuenta con un capítulo adicional.
Valoración: 7/10.



Richard Mayhew es un escocés afincando en Londres con una vida de lo más ordinaria. Trabaja en la City y está prometido con la perfeccionista Jessica, a la que prácticamente todo el mundo detesta, salvo él.

Su vida se ve alterada cuando una noche rescata a una indigente que parece herida. Ésta resulta ser una joven llamada Puerta que es cualquier otra cosa salvo una mujer desvalida además de poseer la habilidad de abrir puertas en cualquier parte. Para salvar su vida de dos asesinos que la persiguen, Puerta huirá de regreso a su hogar, el misterioso y mágico Londres de Abajo, y Richard se verá obligado a seguirla si quiere recuperar su vida, ayudándola en la búsqueda de los culpables de la muerte de su familia.

Neverwhere es sencillamente mágica. Y es que no es tanto lo que se cuenta como en la forma en que se hace, y sobre todo, el como se adorna en el increíble Londres de Abajo. El escenario es casi un personaje en si mismo. Ese Londres que se oculta bajo las alcantarillas es una mezcla entre la Edad Media y la época victoriana pero repleto de criaturas mágicas agrupadas en familias, clanes, condados o gremios. Desde los rata-parlantes hasta las Terciopelo, pasando por ángeles, cazadores o frailes.

Gaiman le da un doble sentido a la historia de Londres y a su red de metro, convirtiendo cada estación en un lugar misterioso donde se ocultan peculiares grupos de personas y esperan nuevas aventuras y misterios a los protagonistas.

La historia no es particularmente original en el sentido de que es relativamente predecible. Lo que te atrae es la peculiaridad y carisma de sus personajes, así como el modo de vida del Londres de Abajo.

En mi opinión, no es la mejor novela de Neil Gaiman, pero no quita que sea muy entretenida y disfrutable en todos sus aspectos. Es un gran libro si lo que quieres es desconectar y evadirte, aunque sin olvidar ese doble mensaje sobre la situación de las personas sin hogar, muy inteligentemente integrado por Gaiman en la obra.

Reseña TV: Guerra y Paz.

Título: Guerra y Paz.
Género: histórico, drama, romance.
Año: 2016.
Actores: Lily James, Paul Dano, James Norton, Tom Burke, Gillian Anderson.
Episodios: una sola temporada de 6 episodios.
Valoración: 7,5/10.



Nueva adaptación de la extensa novela de León Tólstoi, pero esta vez un tanto resumida. Recordemos que la novela relata los acontecimientos derivados del intento de conquista de Rusia por parte de Napoleón a lo largo de más de 50 años y refiriéndose a un amplio número de personajes y familias de toda condición.

La serie resume todos estos acontecimientos a un período temporal más corto, y aunque se trata de un gran reparto coral, también es más reducido.

No obstante, no le resta calidad pues los distintos hilos argumentales que están bien entrelazados hasta llevarte al desenlace. Lo curioso es que en este tipo de series suele pasar que el primer episodio sobresale en cuanto a calidad en relación con lo demás. Pero con esta serie me pasó lo contrario.

El primer capítulo es una "presentación de personajes" y es más flojo. Pero a medida que la serie avanza, y ya desde el segundo capítulo, la trama mejora mucho mientras las relaciones entre los personajes se van complicando.

Guerra y Paz habla, obviamente, de las consecuencias devastadoras de la guerra y de cómo influyen sobre las relaciones humanas, alterándolo todo. Pero también describe las vicisitudes de la sociedad de la época, donde dinero, posición y poder eran determinantes.

También destacar que es una serie muy hecha en el aspecto técnico, con unas trepidantes escenas bélicas.

El resultado final es una serie muy equilibrada en todos sus aspectos, particularmente cuidada en vestuario y escenografía, y con grandes interpretaciones por parte del elenco de actores. Por tanto, un total imprescindible si soy aficionados a los dramas históricos.

Pintura: Pascal-Adolphe-Jean Dagnan-Bouveret.

Pascal-Adolphe-Jean Dagnan-Bouveret (París, 7 de enero de 1852 – † Quincey, 3 de julio de 1929) fue uno de los principales artistas franceses del academicismo. Nació en París, era hijo de un sastre, y fue criado por su abuelo cuando su padre emigró a Brasil.








A partir de 1869 estudió en la Escuela de Bellas Artes, siendo sus profesores Alexandre Cabanel y Jean-Léon Gérôme. En 1873 abrió su propio estudio con un compañero Gustave-Claude-Etienne Courtois. Desde 1875 expuso en el Salón, donde en 1880 ganó la medalla de primera clase por la pintura Un accidente, y una medalla de honor en 1885 por Los caballos en el abrevadero.








Desde la década de 1880, Dagnan-Bouveret junto con Gustave Courtois, mantienen un estudio en Neuilly-sur-Seine, un suburbio de moda de París. En ese momento fue reconocido como un artista modernista de primera línea, conocido tanto por sus escenas de campesinos, como por sus composiciones místico-religiosos. Su pintura a gran escala La última cena fue expuesta en el Salón de Champ de Mars en 1896.1 También pintó retratos para clientes ricos, como el coleccionista británico George McCulloch. Fue uno de los primeros en utilizar la fotografía, entonces nuevo medio artístico, para dar mayor realismo a sus pinturas.







En 1891 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor; y en 1900 se convirtió en miembro del Instituto de Francia. Falleció el 3 de julio 1929 en Quincey (Alto Saona), en su casa de la calle Chalk.

Ilustración: arte anatómico con flores.

PRRINT es una tienda de arte cuyos creadores se enorgullecen de ser respetuosos con el medio ambiente. Así, han decidido reciclar las páginas desechadas de viejos diccionarios y decorarlas con motivos anatómicos mezclados con elementos florales, fundiendo así el arte, la vida y la muerte.











Mis compras en las rebajas.

Estas rebajas iba buscando fundamentalmente algún vestido y una rebeca negra porque son prendas que utilizo a menudo y necesito renovar.

Al final donde encontré más prendas y ofertas interesantes fue en Stradivarius. En una primera visita, que hizo que me ratificara en la idea de que ir a las rebajas el primer día es verdaderamente agobiante, encontré este vestido de encaje que ya había visto previamente. Se había quedado en 15€.


Mi idea es deshacerme del forro y usarlo como "sobrevestido" sobre vestidos más gruesos o sobre una falda y jersey ya que la pieza de encaje es muy bonita, pero no abriga precisamente, y el forro menos.

En una visita posterior encontré este fantástico jersey con escote y un detalle de encaje. Además de abrigar bastante, me encantó el diseño por ser diferente a los jerséis que suelo encontrar. Me costó 15€.




Creo que mi gran tesoro en estas rebajas ha sido esta rebeca-abrigo, también de Stradivarius, por 20€. El tejido es grueso, tiene un bonito cuello y un botón. Me gusta mucho porque me sirve tanto como rebeca como "abrigo de entretiempo" para el otoño. Además tiene unas buenas solapas para colocar broches.



Y finalmente me compré este jersey morado y negro en una tienda llamada Inside en la que no había entrado nunca por 12€. Desde hace un tiempo me he vuelto a "reconciliar" con el morado. Me agradó encontrar un jersey ceñido y agradable al tacto, ya que la mayoría de los que encuentro son estilo "oversize" y muy largos, y no me gusta para llevarlos con vestidos o faldas.



¿Y qué tal os han ido a vosotros las rebajas? ¿Alguna ganga interesante? 

PD: Aunque no he comprado nada, ayer estuve mirando la web de Zara y tiene muy buenas ofertas. Os aconsejo echarle un vistazo ;).

lunes, 9 de enero de 2017

Bohemian Dark con Elie Saab para el invierno 2017.

Colección para el invierno 2016-2017 de Elie Saab repleta de referencias dark boho. 















Las Venus Anatómicas: los modelos anatómicos de los siglos XVIII y XIX.

Desde el siglo XIV y hasta el XVIII, se observa la costumbre en algunos países, como Alemania, Francia e Italia, de recurrir al empleo de pequeñas figurillas con las que se estudiaba anatomía. Éstas se tallaban sobre marfil y estaban compuestas de diversas piezas desmontables cuyo conjunto se presentaba dentro de cuidados estuches fabricados con madera noble. 


Los modelos de carácter femenino se centraban en mostrar el proceso de gestación de la mujer, de modo que la parte delantera del abdomen podía ser extraída para permitir visualizar el útero y el feto en desarrollo, pieza esta última que solía unirse a la placenta por medio de un cordel hecho con hilo de seda. 

La escasez de detalles anatómicos presentes en este tipo de objetos podría deberse a un uso más popular destinado a facilitar a la gente no instruida el conocimiento del funcionamiento del cuerpo femenino. Con el tiempo y ya entrado el sigo XVIII estos artefactos de pequeñas dimensiones dieron paso a modelos anatómicos de tamaño real elaborados con diferentes materiales como madera, papel maché, escayola y cera. Se combinan sensualidad y maternidad; ejemplo perfecto para expresar la creación de vida.




Este tipo de objetos adquirió gran popularidad en los museos anatómicos europeos y en las colecciones itinerantes alrededor de los años 1820 y 1830, pues permitían la transmisión del conocimiento sin requerir de una formación previa por parte del espectador, y evitaban la repulsión propia del cadáver en la mesa de disecciones al ser dotados externamente de una belleza seductora.



En el Londres victoriano hubo un museo de cera sólo para mujeres, conocido como Madame Caplin’s, situado en Marlborough Street, donde se mostraban una serie de modelos anatómicos femeninos destinados a ilustrar “los malos efectos del cordón apretado”. En muchas ocasiones, estas instituciones recurrían a un tipo de publicidad dirigida exclusivamente a este sector de la población, destacando su papel de madres o de enfermeras. Y aunque la mayoría de los museos admitían un público diverso, en general solían establecer visitas y horarios diferentes para evitar la coincidencia con los hombres. 



La adopción de una postura reclinada en la mayoría de las Venus anatómicas que salieron de los talleres italianos trae a la memoria la larga tradición pictórica y escultórica de mujeres y diosas recostadas que alcanzó su apogeo durante el Neoclasicismo. Las hermosas Venus florentinas, de hecho, tienen poses y rasgos neoclásicos que revelan el proyecto final: la realización de una anatomía artificial que permitiera a los médicos estudiar el cuerpo humano sin los inconvenientes del cadáver real. 





Para saber más:

Anatomía femenina en cera: ciencia, arte y espectáculo en el siglo XVIII, Por Alicia Sánchez Ortiz, Nerea del Moral y Roberta Ballestriero.