miércoles, 8 de noviembre de 2017

Mis looks : Looks 15 a 21.

Iba con un poco de retraso en esta sección, así que se me han acumulado algunos conjuntos de cuando el tiempo aún  no había cambiado. Como tengo muchos pendientes haré un comentario más breve de cada uno de ellos y los dividiré en dos entradas diferentes.

-LOOK 15-

Ropa: Falda de Mango, camiseta cone estampado de cruces de una tienda local que antes era un vestido, y chaqueta de cuero sintético que compré de segunda mano en un mercadillo. Estrené mis calcetines de constelaciones de Springfield.






Joyas: la pulsera de llaves es de Claire´s y la de pentagramas de Alchemy (me la pongo casi siempre, es uno de mis amuletos). El camafeo es de Ebay y los pendientes y la pulsera de tachuelas de una tienda local.







-LOOK 16-

Ropa: falda de Mango, camiseta de H&M. Me gustan mucho este tipo de estampados de flores, aunque es difícil de encontrar prendas que no resulten demasiado ñoñas o tengan demasiados colores. Las zapatillas son de encaje, las compre en un viaje que hicimos a Ronda. La marca creo que es Skater.







Joyas: el colgante lo compré en Toledo y los pendientes de alitas de murciélago son de Restyle.





-LOOK 17-

Ropa: falda de Stradivarius y camiseta de Bershka. El chaleco es de H&M, pero lo decoré luego añadiéndole encajes, botones y parches.





Joyas: El anillo de cráneo de pájaro lo hice recientemente con piezas que compré por Etsy. El colgante de Drácula es de una tienda friki, y el péndulo de labradorita de un mercadillo local. Los pendientes son de Ebay y la diadema de Claire´s.









-LOOK 18-

Ropa: recuerdo que me puse este conjunto en un día rarísimo, ya que hizo sol, calor, lluvia y frío. Los pantalones granate son de Stradivaius y el top de Fórmula joven. Zapatos de Clarks. Llevé en el bolso un kimono de terciopelo negro que al final no usé.






Joyas: el camafeo y los pendientes de cráneos de pájaro los hice yo misma. El anillo alargado es de Mango.





-LOOK 19-

Ropa: pantalón de imitación de piel de Stradivarius en color negro. Top de encaje/redecilla de Zara que compré en las rebajas. Debajo llevaba un top de tirantes. Las botas son de Pikolinos, y recientemente pasaron a mejor vida tras varios años de fiel servicio.





Joyas: a destacar los pendientes, que son de Darklim. El camafeo de calavera rosa lo hice yo.





-LOOK 20-

Ropa:  vestido de La Redoute. Lo personalicé añadiéndole el bajo encaje. Medias negras con un pequeño dibujo similar al encaje. Creo que son de El Corte Inglés (las tengo desde hace tanto tiempo que lo he olvidado), y chaleco de pelo morado de Stradivarius.

 



Joyas: a veces me gusta llevar algunos colgantes a modo de rosario. Lo lago colgándolos de algún collar de cuentas poniendo el colgante el cierre del collar. También llevaba mi péndulo de amatista y mis pendientes de pentagramas.






-LOOK 21-

Ropa: vestido tipo "camisón" de Zara. No me gustan mucho este tipo de vestidos porque tienden a abrirse por el lateral, lo cual es un poco peligroso. Pero éste tiene mucho vuelo, entonces no hay peligro de que de repente se te abra medio vestido. El escote en V es profundo, así que lo suelo combinar con tops con detalles de encaje o con camisas de encaje tipo victoriano. Estrené esas medias de Calzedonia, que me han encantado. Simulan medias de rejilla a media pierna. Las botas rojas son de Gody.











Joyas: Ankh de Alchemy, uno de mis colgantes favoritos. La gargantilla de terciopelo es de Claire´s.



El libro de las brujas - Ray Bradbury.

Título: El árbol de las brujas.
Autor: Ray Bradbury.
Año: 1972.
Género: Fantasía.
Valoración: 6,5/10.


Un grupo de amigos se dispone a celebrar Halloween cuando uno de ellos se ve envuelto en un viaje mágico que podría acabar con su trágica muerte. Sus amigos deciden seguirlo en esta aventura con la intención de rescatarlo.

A través de sus poco más de 150 páginas, Bradbury nos transporta en un viaje en el tiempo y en el espacio para hablarnos sobre todas aquellas tradiciones sobre la vida y la muerte que precedieron Halloween. Desde los egipcios hasta el místico Samhein, pasando por Grecia, Francia y otros tantos lugares, para culminar en México.

Este grupo de niños, ayudados por el misterioso Mortajosario, irán recorriendo el mundo a través de distintas épocas, evocando las semejanzas y diferencias con la tradicional fiesta del 31 de octubre.

El árbol de las brujas es una especie de "excusa" para hablar de la obsesión de la humanidad por la celebración de la muerte en la vida, del más allá y de lo fantasmagórico, pero también rendir homenaje a esas diversas y ricas tradiciones que se dan en distintos países.

Por supuesto, es también un libro de aventuras, con un tono desenfadado y divertido, pese a tratar temas tan transcendentales como la muerte o qué sucede tras ella. Es una lectura ideal para niños y jóvenes, pero también un cuento muy disfrutable para adultos.

Quizás lo más memorable del cuento no sean los personajes en sí, que salvo Mortajosario y Pipkin, quedan un poco desdibujados, sino el viaje en sí mismo y las experiencias que conlleva.

Así que El libro de las brujas queda como todo un homenaje al día más tétrico y místico del año, aunque sin hacer referencia a fecha concreta alguna, sino a la forma en la que el ser humano celebra tanto la muerte como la vida.

Como apunte final recomiendo la edición ilustrada, que está acompañada con pequeñas máscaras en el inicio de cada capítulo. Es un libro difícil de encontrar en formato físico, salvo quizás en librerías de segunda mano, así que aconsejo buscar directamente ediciones digitales.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Mis creaciones: mangas estilo Siglo XVIII o cómo hacer mangas de encaje.

Estos días he estado muy dedicada a la costura, que además de tener bonitos efectos estéticos sobre mi ropa, es algo que me distrae mucho.


El caso es que mi tía me dio esta chaqueta de terciopelo que era suya y ya no usa. Me estaba bien de todo, salvo que mangas que me estaban bastante largas. Y ya que las tenía que arreglar, le estuve dando vueltas a cómo podía hacer algo diferente con ellas. Quizá sea por influencia del manga de Innocent, pero se me ocurrió hacer unas mangas estilo Siglo XVIII, de esas que van vueltas y forradas de encaje.




He realizado todo el proceso a mano ya que como era una tarea que requería cierta precisión, no se me iba a dar bien con la máquina de coser. 

Aconsejo realizar este tutorial sobre una prenda (chaqueta, vestido, rebeca, etc...) cuyas mangas os estén largas. No obstante, puede también aplicarse a una prenda cuyas mangas os estén bien realizando simples adaptaciones.

MATERIALES

-Tela para forrar las mangas. Yo he usado encaje pero podéis usar otra diferente, aunque aconsejo que no sea excesivamente gruesa para así facilitar la tarea.
-Tijeras.
-Aguja e hilo.
-Descosedor (opcional).
-Pasamanería (opcional).

1 - Tomar medidas de la manga. Lo primero que hice fue determinar la altura a la que tenía que ajustar la manga. Me la probé, la doble hacia afuera a la altura deseada y la fijé con alfileres. A la hora de medir las mangas de una chaqueta, es importante hacer el gesto de doblar el codo, para comprobar que no se os queda corta cuando flexionáis el brazo. 



También es importante asegurarse, a la hora de poner los alfileres, que las costuras coinciden correctamente.



2 - Descoser y ajustar el forro. El siguiente paso es descoser el forro (si es que la prenda tiene) para adaptarlo al nuevo largo de la manga. En este caso, descosí primero la costura vertical y luego fui descosiendo el extremo. Me resulta más fácil hacerlo con el descosedor, pero podéis hacerlo con unas tijeras igualmente. No importa si le hacéis algún roto o agujero.




Cunado lo hayáis descosido por completo, os quedará algo así.


A continuación, se recorta el forro sobrante a la altura del extremo de la manga.


Se fija el forro a la manga previamente con alfileres y se procede a coserlo a la misma.




Y os quedará algo parecido a esto.



3 - Forrar la manga. La siguiente fase es forrar la manga con la tela que habéis escogido. Puede parecer difícil pero en realidad es bastante sencillo. La idea es que fijéis la tela a la manga ayudándoos de alfileres, como si estuvieráis envolviendo un regalo con papel.




Podéis recortar la tela sobrante, pero aconsejo no dejarla excesivamente corta, ya que luego hay que pasarla por debajo de la manga para coser la parte inferior y será más trabajoso si la tela queda justa o muy tirante.



Primero, se cose la parte superior de la misma forma que cuando cosimos el forro.



A continuación, pasamos la tela por debajo de la manga, la fijamos con alfileres y procedemos a coser de nuevo.


Y quedará algo como esto.



4 - Corte decorativo en V. Esta fase no es obligatoria, pero pensé que así quedarían más bonitas y serían más fieles al diseño original. Se trata de hacer un pequeño corte como se ve en la imagen para crear esa forma particular que tienen algunas mangas dieciochescas.



5 - Decoración con pasamanería. Esta parte también es opcional, pero es buena idea para reforzar el conjunto o tapar algún pequeño defecto. Además de pasamanería, también se puede añadir algún botón.


Se fija la pasamenería con alfileres y se procede a coser poco a poco.

Una vez terminada una manga, se procede con la otra y todo listo. En realidad no es un proceso complicado, pero requiere un poquito de paciencia ;).



Y así queda la chaqueta tras hacerle las mangas y cambiarle los botones.